Sin comentarios aún

¿Qué te motiva hacerlo?

Siempre hacemos cosas que nos solicitan nuestros padres, maestros o superiores. Bueno está bien, en realidad algunas veces. Da un poco de gracia, puesto que hacemos las cosas muchas veces porque “ni modo” debemos hacerlas, y las hacemos de mala gana. Aunque la Biblia nos habla de hacer las cosas como para el Señor (Col. 3.23)

Algunas otras ocasiones hacemos las cosas cayendo en una “falsa humildad” haciendo creer a los demás y en el peor de los casos haciéndonos creer a nosotros que lo hacemos para el Señor;  Cuando en realidad en nuestro corazón hacemos las cosas para que nos vean y tengan un alto prestigio de nosotros, por eso no se equivocó Jeremías al escribir lo siguiente: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”

Jeremías 17:9

Pero al Señor no lo podemos engañar, lee este proverbio y medítalo. Hagamos las cosas de corazón para el Señor pues él realmente sabe cuáles son nuestras intenciones.

La gente puede considerarse pura según su propia opinión, pero el Señor examina sus intenciones. Proverbios 16:2

Pastor Rigoberto Urbina

Publicar un comentario